En la costa de El Salvador, Bitcoin se está convirtiendo en el estándar

En la costa de El Salvador, Bitcoin se está convirtiendo en el estándar

Adopcion
enero 14, 2020 por CriptoInfo
623
Cuando Michael Peterson hizo un movimiento semi-permanente a El Salvador, el motivo del nativo de California era simple y, bueno, apropiadamente esperado: Quería un lugar para surfear en el invierno. “Vine a El Salvador en un viaje de surf y me enamoré”, explicó. “El agua es cálida, las olas son geniales, la gente es muy
En la costa de El Salvador, Bitcoin se está convirtiendo en el estándar

Cuando Michael Peterson hizo un movimiento semi-permanente a El Salvador, el motivo del nativo de California era simple y, bueno, apropiadamente esperado: Quería un lugar para surfear en el invierno.

“Vine a El Salvador en un viaje de surf y me enamoré”, explicó. “El agua es cálida, las olas son geniales, la gente es muy amable. Así que mi esposa y yo decidimos comprar una casa y mudarnos allí, eso fue hace 14 años”.

Ahora, en un giro menos de lo esperado, Peterson está trabajando en el arranque de las economías bitcoin en dos pueblos en la costa oriental del país: Punta Mango y El Zonte. Más que una misión económica, el trabajo de Peterson también tiene ramificaciones sociales; su enfoque principal es proporcionar a los jóvenes salvadoreños un empleo que gane bitcoins. El objetivo aquí es doble: poner en marcha una economía bitcoin y mantener a los niños en sus comunidades locales y fuera de las garras de las pandillas salvadoreñas.

La ballena Bitcoin anónima

Peterson y su esposa no siempre se centraron en la filantropía Bitcoin, aunque poco después de que hicieron de El Salvador su segunda casa, la pareja se encontró participando en trabajos sin fines de lucro.

Peterson me dijo que durante la fase de luna de miel de su nuevo arreglo de vida, él y su esposa sólo se vacacionesían en el país centroamericano durante un par de meses en los inviernos, regresando a casa a California para dirigir su negocio de alimentos de temporada en el Veranos.

Con el tiempo, sin embargo, sus vacaciones comenzaron a durar un poco más, y comenzaron a involucrar trabajo saque de caridad. Se integraron con organizaciones locales sin fines de lucro e iglesias antes de descubrir la necesidad de “una organización paraguas” para coordinar los esfuerzos entre todas las diversas organizaciones sobre el terreno en El Salvador.

Luego, en 2017, una organización benéfica se acercó a Peterson después de recibir una donación de bitcoin, preguntándole qué debían hacer con ella. El donante estaba buscando equipos responsables para poner algunos de sus acaparamiento de bitcoins (compró un trove de las cosas en $0.05) para un buen uso.

“Me fascinó. Porque me di cuenta de que había muchos inversores bitcoin tempranos que estaban sentados en enormes ganancias … A medida que los gobiernos comenzaron a reprimir los impuestos, sería beneficioso para ellos donar parte del bitcoin en el que invirtieron. Y estaban sentados en ganancias que no podrían gastar de todos modos”, dijo Peterson a Bitcoin Magazine.

Peterson eventualmente viajaría de regreso a California para reunirse con esta ballena para discutir cómo sería este esfuerzo filantrópico. Excepto que la reunión no saentó como esperaba, de hecho, no se reunió con el señor Whale en absoluto.

“Pensé que me estaba reuniendo con él, pero resulta que me reunía con su mánager”, dijo Peterson. “Está muy preocupado por la privacidad.”

La ballena filantrópica anónima no sólo quería a alguien que no iba a tomar el dinero y huir, o alguien que iba a convertir su oro digital en caridad. Quería a alguien que lo iba a utilizar para el propósito declarado de Bitcoin, para crear una economía paralela utilizando la moneda alternativa de una manera que resolvería problemas reales.

Así que Peterson se estableció en la comunidad en su (nuevo) patio trasero.

Sats para El Salvador

El proyecto que Peterson creó, apodado Bitcoin Beach, quiere aliviar la pobreza en la región. Pero no va a hacer esto simplemente repartiendo bitcoin a los residentes. Más bien, tiene como objetivo crear una economía circular que es impulsada por bitcoin.

“El objetivo es conseguir que la gente realmente lo use de una manera real donde estaría circulando, la gente estaría aprendiendo a usarlo y sería consecuente en sus vidas”, dijo Peterson.

Sería difícil encontrar un terreno más fértil para cultivar una economía bitcoin de cosecha propia. Peterson estima que sólo el 10 por ciento de los lugareños tienen cuentas bancarias. El efectivo es el rey, pero manejar el efectivo a menudo puede ser engorroso y viene con auto-custodia y problemas de seguridad.

La mitad de la población tiene teléfonos inteligentes, por lo que Bitcoin Beach está aprovechando un recurso importante en la comunicación móvil, cuya importancia Peterson puso a la par con la comida.

“Los teléfonos son la prioridad para la gente”, dijo, agregando que al principio, estaba un poco preocupado por tratar de conseguir bitcoin en manos de la población salvadoreña. Pero esto resultó ser “menos de un problema de lo que [Peterson] imaginó”.

Inicialmente, el proyecto —o mejor dicho, el efectivo digital que lo sustentaba— se encontró con una incredulidad comprensible de los lugareños. Como Peterson explicó: “Esa es la primera pregunta que la gente hace: ¿Qué puedo hacer con él?”

Al incorporar a los tenderos, Peterson apaciguó su escepticismo actuando como un comprador garantizado: Si necesitan dinero en efectivo, Bitcoin Beach es una fuente de liquidez. Sin embargo, a medida que más comerciantes e individuos estaban a bordo, el escepticismo se transformó en aceptación. Estos nuevos Bitcoiners no sólo vieron que todo no era una estafa, sino que tenían la sensación de que el uso de bitcoin era en realidad más fácil que pasear alrededor de las facturas de papel.

“Cuantas más personas lo usen, ven lo fácil que es tenerlo en su teléfono que tener que llevar un montón de dinero en efectivo todo el tiempo. Una bombilla se apaga y se dan cuenta de que es más fácil que usar dinero en efectivo”, nos dijo Peterson.

Peterson sostiene que “la usabilidad es probablemente lo más importante para una adopción más amplia”, por lo que, por irónico que parezca, todo el pueblo funciona en la Red Relámpago. Bitcoin Beach aborda a los lugareños con Wallet of Satoshi, una billetera Lightning fácil de usar con una experiencia de usuario suave. Es custodia, pero lo que le falta en la autocustodia, lo compensa en facilidad de uso, y eso es todo para los salvadoreños que lo usan.

Peterson nos dijo que hasta ahora, Bitcoin Beach ha incorporado aproximadamente 100 nuevos usuarios, 50 de los cuales son estudiantes, y que $5,000 en bitcoin está circulando en un momento dado. Puede que no suene como un gran impacto, pero es respetuoso con la población del pueblo (aproximadamente 1.000) y los niveles de ingresos de sus residentes, es un comienzo alentador, cree Peterson.

En el emblemático pueblo Bitcoin de El Zonte, por ejemplo, puedes usar bitcoin para pagar un corte de pelo, hacerte las uñas y comer algunos platos locales (como unas deliciosas pupusas). Pronto, incluso podrás comprar una taza de café con él e ir al consultorio del médico para un chequeo.

El progreso del vencimiento tampoco está en el papel. La gente está usando bitcoin en su día a día. Una dueña de una tienda de comestibles, Rosalina Franco, le dijo a Bitcoin Magazine a través de un mensaje traducido por Peterson que tiene clientes pagando en bitcoin diariamente. Ella espera tener algunos de estos ingresos algún día, pero en este momento está “usando sus ganancias para expandir el inventario” en su negocio en crecimiento.

Otra pequeña dueña de una pequeña tienda, Janeth Guillen, dijo que el bitcoin incluso ha traído a su nueva clientela.

“Desde que comenzamos a aceptar bitcoin”, dijo en un mensaje traducido, “hemos conseguido una serie de nuevos clientes”.

Una frustración que tiene, sin embargo, es que no puede aceptar pagos cuando Internet está inactivo.

Sats para estudiantes

Al otro lado de estas transacciones comerciales, la mitad de los Bitcoiners en el reino de Bitcoin Beach provienen de la comunidad juvenil salvadoreña. Actualmente, el equipo paga a adolescentes y adolescentes locales en bitcoin por limpiar los alrededores, salvavidas en la playa o por lograr buenas calificaciones en la escuela. También apoya a cuatro estudiantes universitarios con un estipendio mensual de $50 pagado en bitcoin.

El objetivo general aquí es mantener a estos niños empleados y arraigados en sus comunidades, para que no caigan presa de las tentaciones del paisaje de pandillas de El Salvador.

“Hay un gran problema en El Salvador con pandillas”, opinó Peterson. “Durante los últimos años, ha tenido la tasa de homicidios más alta del mundo. Muchas pandillas comienzan a reclutar a los 10 a 13 años, así que nos gusta centrarnos en los jóvenes, en particular en los jóvenes de 10 a 15 años, y les proporcionan empleo, asegurándonos de que permanezcan en la escuela”.

Esperemos que el programa inspire una camaradería en el grupo de edad impresionable, uno que les inculca un sentido de comunidad y orgullo en su hogar. A medida que se vuelven más productivos socialmente e invierten en sus aldeas de origen, se piensa que no se les seducirá a unirse a una pandilla.

Y también pueden acumular bitcoins, un ganar-ganar por todas partes.

“Hace que sea más fácil ahorrar dinero”, se comunicó un adolescente, Franklin Martinez, a Bitcoin Magazine a través de otro lote de mensajes traducidos. “Cuando tengo dinero en efectivo en mis bolsillos, es más fácil gastar dinero en cosas que no necesito”.

Como le pagan sólo en bitcoin, Martínez lo gasta “todo el tiempo” en comestibles y les gusta ayudar a su madre. Nos dijo que no tiene una cuenta bancaria, pero “ahora que tiene bitcoin, [él] no la necesita”.

Otro adolescente, Ismael Galdames, dijo que una de las ventajas de usar bitcoin es que puede almacenar su dinero en su teléfono.

“No tengo que preocuparme por traer dinero conmigo”, defendió en un mensaje traducido.

Esta banca en Bitcoin golpea el núcleo del MO de Bitcoin Beach. Como dijo Peterson, “la mayoría de ellos no tienen ninguna otra opción [bancaria]” fuera del efectivo. Ahora, tienen el dólar y bitcoin, y Peterson tiene como objetivo hacer de la sats el estándar para estas comunidades.

A medida que Bitcoin Beach hace girar esta economía circular, su fundador está mirando hacia el día en que él y su equipo pueden quitar sus manos del volante. Prevé un futuro en el que tanto los ciudadanos como los turistas usen el bitcoin como moneda para el comercio local, pero lo que es importante, espera que el virus se propague por Todo Salvador para perturbar un mercado que Bitcoin conoce bien: las remesas.

“Una vez que dejemos de ejecutarlo, tiene que ser sostenible. Así que queremos animar a ambos turistas a usar bitcoin pero, lo que es más importante, las familias que envían dinero desde los EE.UU. de vuelta a casa, queremos que empiecen a enviar bitcoin”, dijo, agregando que un impresionante 22 por ciento del PIB anual de El Salvador (aproximadamente $5 mil millones) es sifoneado de las remesas.

El juego final, al igual que con la hiperbitcoinización, es erradicar lenta pero constantemente el uso de fiat en estas comunidades. A medida que Bitcoin Beach entra en 2020, espera expandirse a 50 familias más y financiar más proyectos de desarrollo comunitario para construir sobre su año inaugural.

Con cada día— y cada pupusa comprada — viene el progreso. Y el progreso que caracteriza por qué Satoshi creó Bitcoin en primer lugar: para crear una alternativa muy necesaria en lugares donde las alternativas no existen.

fuente

Translate »